Sin la participación activa de los campesinos, no se pueden diseñar políticas para el mundo rural

Cristina García BRITO
08 / 2004

Elisabeth Atangana nos cuenta su punto de vista sobre la reforma agraria en Camerún. Ella es productora agrícola camerunesa y presidenta de la asociación Concertación Nacional de Organizaciones Campesinas de Camerún, CNOCC.

Ella puso en marcha un centro de formación de líderes campesinos y ganaderos, de líderes sociales, para la profesionalización de jóvenes agricultores y su inserción en el mundo laboral, valorizando la profesión de agricultor para crear empleo calificado.

La agrupación que Elisabeth Atangana dirige trabaja a cuatro niveles diferentes:

1. Grupos de productores

2. Unión de grupos de productores

3. Federación de organizaciones campesinas o de redes de mujeres productoras o de mujeres rurales

4. Concertación campesina

El objetivo fundamental de esta organización es reforzar la capacidad de sus miembros a los diferentes niveles, mejora de la gestión en el ámbito organizativo, institucional y de management. “Dar a los líderes de las organizaciones los medios para responder eficazmente a las necesidades de los miembros de la asociación, movilizar recursos… Poner al servicio de las diferentes asociaciones, los medios necesarios para que éstas comuniquen entre ellas”.

También la asociación trata de llevar a los campesinos a ser parte activa de las decisiones que se toman en materia agrícola, llevarles a desarrollar las capacidades de formulación de necesidades y de negociaciones, tanto hacia los poderes públicos como hacia los organismos internacionales y todos los actores que puedan contribuir a mejorar la situación de la población campesina en Camerún.

Hoy en día, en Camerún los campesinos producen, pero no perciben una renta substancial que les permita tener un mínimo estándar de vida. “Pensamos que no pueden solamente concentrarse en la producción y en la comercialización, pensamos que deben concentrarse en participar activamente cuando se diseñan los programas del mundo rural, porque si los campesinos están ausentes no se toman en consideración sus preocupaciones”.

La defensa de los intereses de los agricultores, la promoción de la participación campesina en la toma de decisiones y la participación como ciudadanos en la gestión de los recursos públicos son aspectos fundamentales para la realización de una correcta reforma agraria en Camerún. Hasta hoy, la representación campesina en las decisiones agrarias ha sido mínima o inexistente.

La CNOCC reivindica no sólo una declaración política de estas medidas, sino también la aplicación de las mismas por parte del Estado camerunés.

En Camerún, el 70% de la población pertenece al medio rural, del cual el 56% es mujer. Es una economía esencialmente basada en la agricultura, y sobre todo trabajada por mujeres. Debido a la falta de infraestructuras, de organización de los diferentes agricultores, y a la escasez de medios de producción, los intermediarios entre los agricultores y consumidores se están beneficiando de esta situación. Asimismo, cada vez es más importante la presencia en el mercado de productos extranjeros, que resultan demasiado competitivos por su bajo precio en comparación con los locales. En definitiva, los productos extranjeros se están comiendo a los productos locales en Camerún. Los costes de producción son más altos localmente, por tanto, el Estado debería aplicar políticas proteccionistas hacia los productos agrícolas de Camerún, realizar inversiones para mejorar infraestructuras, crear espacios de intercambios entre los diferentes agricultores con el fin de permitir una buena coordinación entre ellos, permitir los intercambios con los países vecinos.

La CNOCC ha tomado ya la iniciativa para lograr estos objetivos, en un principio de forma autónoma, pero con el fin de involucrar a los poderes públicos y a los organismos internacionales, como la Organización de las naciones unidas para la agricultura y la alimentación (FAO) o el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

“Hay que asegurar al mismo tiempo la producción y la comercialización. Para la producción, nuestros medios son arcaicos… La reforma agraria en Camerún debe hacerse en forma específica para cada región, teniendo en cuenta las diferentes culturas y poblaciones y la especificidad de cada región. Con un acercamiento que evite los conflictos y que permita a todos tener un espacio propio de producción… Hay que abrir un debate civil, la historia y la forma tradicional de gestionar la tierra son fundamentales para implicar a las diferentes comunidades. La protección de las tierras de los campesinos con respecto a las multinacionales que podrían ocupar las tierras en detrimento de la población camerunesa… La valorización de la profesión del agricultor y del campesino… Sólo incluyendo todos estos aspectos, una reforma agraria será posible en Camerún”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s